Rosé 2005

Rosé

2005

La exaltación de la Pinot Noir

Dom Pérignon Rosé es un homenaje a la Pinot Noir. El trabajo con esta variedad de uva requiere de maestría y humildad a partes iguales. En ese sentido, Dom Pérignon Rosé es una paradoja en sí mismo, ya que nace de la contradicción de ser el equilibrio perfecto entre la Chardonnay y la Pinot Noir.
A pesar de haber tardado más de diez años en ver la luz del sol, el color de esta exquisita añada tiene la audacia de expresar toda la tensión existente entre la juventud y la madurez, entre la exhibición y la restricción.
Dom Pérignon Rosé eleva la promesa de la Pinot Noir hasta hacerla cantar alto y claro, con una nota tan vibrante como frágil.

2005: LA EXALTACIÓN DE LA PINOT NOIR

Un año de contrastes, globalmente cálido y con pocas lluvias. Un mes de agosto de altas temperaturas seguido de un septiembre lluvioso y fresco que parece atemperar el entusiasmo inicial. Una selección drástica en el viñedo nos garantiza finalmente un volumen limitado de una calidad excepcional. La madurez aromática es inédita. La cosecha comienza el 14 de septiembre.

EN NARIZ

Notas tropicales de guayaba y hoja de curry se funden con notas clásicas como la fruta madura. El cacao y las especias torrefactas completan el conjunto.

EN BOCA

La vinosidad es tónica, la riqueza inicial aumenta y se afirma, más física, sólida y estructurada. Su duración en boca es notable, con un toque amargo jugoso de naranja sanguina.

MARIDAJE

Dom Pérignon Rosé 2005 es sumamente físico. Esta sensación táctil se revela a través de una acidez fresca, sus taninos granulados y su jugosidad. La estructura vibrante del vino se revela cuando se acompaña con marisco como puede ser un refinado langostino con hummus o huevos rellenos, caviar Prunier y ensalada de espárragos verdes. Maridado con carne, por ejemplo con sashimi de ternera Wagyu a la parrilla y nabo verde especiado, este Rosé 2005 brinda una mineralidad ahumada desde el principio.

El Rosé 2005 es pinot noir al cuadrado, exalta por su perfil vivo, alegre, vibrante, seductor. Posee una envoltura que supera al champán, que es la del vino.
RICHARD GEOFFROY
DOM PÉRIGNON CHEF DE CAVE

NUESTRA SELECCIÓN PERSONALIZADA